¿Cómo quitar los callos de tus manos en CrossFit? Aprende a cuidarlas a diario

¿Cómo quitar los callos de tus manos en CrossFit? Aprende a cuidarlas a diario

Todo crossfitter sabe que, si hay algo más doloroso que enfrentarse a un WOD, es que se te abran los callos de las manos.

Esta incómoda sensación no solo hará que tengas que tener especial cuidado con tus manos durante unos días, sino que también perderás sesiones de entrenamiento o, en el mejor de los casos, tendrás que adaptar los movimientos.

Aunque muchas veces es inevitable que salgan heridas o callos alrededor de la zona, sí es posible disminuir la posibilidad de que se abran estas durezas. En este post te explicamos todos los detalles para tener un correcto cuidado de las manos.

¿Por qué sufren las manos en Crossfit?

Durante una sesión de entrenamiento de Crossfit, nuestras manos están sometidas a una fricción continua a la que no están acostumbradas, lo que provoca que la piel reaccione creando una capa dura para proteger la epidermis, es decir, lo que se conoce como callos.

El alto volumen de repeticiones en barra de ejercicios como Pull Ups o Toes To Bar, o el roce de las manos durante movimientos como el Clean, el Snatch o el Kettlebell Swing, favorecen la aparición de estas heridas.

Muchas veces, pensamos que es mejor embadurnarse las manos de magnesio para conseguir una mejor adherencia a la barra y, aunque esto queda muy profesional, lo cierto es que usar demasiado magnesio reseca mucho las manos. Esta sequedad va a provocar una mayor fricción y, por ende, mayor probabilidad de que aparezcan heridas o callos. 

Además, muchas barras están recubiertas con un esmalte satinado con textura similar a una lija para conseguir una mejor sujección a la barra. Sin embargo, si no se usan complementos de protección como calleras, colgarse en la barra puede resultar todo un sufrimiento.

Cómo prevenir las heridas en las manos si practicas CrossFit

Una vez sabemos qué causan las heridas en nuestras manos, es posible intentar disminuir la probabilidad de su aparición, o al menos, que no nos impidan perder sesiones de entrenamiento.

Cómo hemos explicado en párrafos anteriores, una de las principales razones por las que aparecen callos es por el alto volumen de repeticiones en barra. Para ello, es recomendable utilizar unas calleras que no sólo protejan las manos de la fricción de la barra sino que mejoren el agarre, retrasando la fatiga de los antebrazos.

Como perfecta opción son las nuevas calleras Raptor V2.0 Grips de Earwaves o las Phoenix Grips de Picsil, las cuales proporcionan mayor protección a la par que un mejor agarre y sujeción a la barra.

Y si lo que buscas son unas calleras que te permitan transiciones más rápidas entre ejercicios, las calleras Quad Ultra de Velites son la mejor opción, ya que no necesitan magnesio y son rápidas de girar.

Además, un tip para retrasar la aparición de heridas, es usar el agarre suicida o falso cuando te cuelgues en la barra, aunque este presenta más riesgos de caída si nos falla el mismo.

Cómo cuidar tus manos en CrossFit

Si bien el uso de calleras es fundamental para proteger las manos de la fricción de la barra, éstas no aseguran la no aparición de callos.

Y, aunque pueda parecer ilógico, la mejor manera de prevenir ampollas es conseguir que tu piel sea un callo, es decir, que quede lo suficiente dura para que, aunque tengas durezas, no te duela al colgarte en la barra.

Pero esto no significa que no debas tener un cuidado especial de tus manos, ya que de lo contrario, será más probable que se te abran los callos.

A continuación damos una serie de recomendaciones para cuidar correctamente tus manos:

  • Hidrata tus manos a diario. Si la piel está demasiado seca y tirante, es más probable que se abra un callo. Para ello, échate crema de manos después de la ducha.
  • Lima los callos. Al menos, una vez a la semana, lima los callos y las durezas de tus manos. La lija de manos Stone de Velites tiene la forma redondeada perfecta para pulir cómodamente cualquier callo de tu mano.
  • Corta los callos. Cuando la piel muerta sea demasiado prominente, utiliza una cuchilla cortacallos y raspa la piel sobrante. A continuación, lija las durezas para que la piel no quede demasiado sensible.

Cómo curar las heridas de un crossfitter

Si ya no hay vuelta atrás y se te han levantado los callos, te recomendamos que sigas los siguentes pasos:

  1. Lávate las manos con agua y jabón, limpiándolas de cualquier resto de magnesio.
  2. Retira la piel sobrante con unas tijeras con punta redondeada.
  3. Seca con cuidado las manos e hitrátalas con una crema regeneradora, como el bálsamo cicatrizante de Velites.
  4. Tapa la herida con vendajes o apósitos.
  5. Trata de dar reposo a la zona durante varios días para que regenere la piel y evitar que se vuelve a abrir.

En conclusión, préstale atención al cuidado de tus manos porque como dice el dicho "más vale prevenir que curar".